La educación pública en tiempos de Covid-19, una doble exclusión

Escrito por el mayo 19, 2020

La emergencia sanitaria derivada por el Covid-19 ha agudizado las grandes desigualdades en el país, reflexiona el profesor César Hernández Neri, de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE). A raíz del confinamiento por la pandemia que llevó a la suspensión de actividades económicas, culturales y educativas en México, el Gobierno Federal, a través del titular de la Secretaría de Educación Pública (SEP), anunció la implementación del programa  Aprende en casa, con el objetivo de concluir el ciclo escolar.

La radio, televisión y plataformas digitales permitirían que estudiantes de preescolar, primaria y secundaria den continuidad a los planes y programas de estudio; sin embargo, el programa presentado el 20 de abril, no considera la diversidad de situaciones que viven los mexicanos y mexiquenses, asegura Hernández Neri. Para el docente de educación media superior en el Estado de México, Aprende en casa es un fracaso. El programa, puntualiza, está diseñado en el interés de cumplir con los planes y programas, “sin considerar las condiciones de pobreza y la situación que están viviendo las familias a partir de la pandemia”.

El pasado 15 de mayo, en el marco del Día del Maestro, la CNTE publicó un pronunciamiento en el cual acusa la doble exclusión que enfrenta el magisterio y los alumnos: la pobreza y la brecha en el acceso a la educación.

Hoy los niños y jóvenes de comunidades marginadas enfrentan no solo la marginalidad de su condición de pobreza, sino también la marginación originada por la falta de recursos tecnológicos y de conectividad”.

Han transcurrido más de 60 días desde el inicio de la Jornada Nacional de Sana Distancia, hecho que propició en el ámbito educativo, el diseño de estrategias que permitan la comunicación entre docentes y alumnos. El trabajo del magisterio se ha diversificado, ahora no sólo son docentes de sus asignaturas, también han reinventado su labor a partir de las condiciones con las que cuentan: grupos de WhatsApp, fotografías, correos electrónicos son algunas de las vías que permiten el intercambio. Aunque la realidad no es la misma para todos, ni para todas las escuelas.

Hay escuelas donde los docentes han ido a pegar cartulinas con las tareas; los padres tienen que ir a la escuela para anotarlas y llevarlas a sus casas, después, tienen que enviarlas a través de fotos, correos o mensajes de texto en el teléfono celular”, relata el docente mexiquense.

Aprender desde casa ha representado costos extras, los cuales corren a cargo de los padres de familia y docentes: “pagar la renta del internet o el saldo del celular” significa un esfuerzo mayúsculo para los docentes y sus familias, añade.

El regreso a clases en la “nueva normalidad”

“¿Cómo se garantiza la sana distancia y la salud de alumnos y docentes? Hay escuelas que no tienen agua; otras, donde están 40 alumnos en un salón de clases”, cuestiona César Hernández. El profesor asegura que no existen las condiciones para retornar a las labores educativas. En diferentes entidades del país, la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación ha emitido un pronunciamiento en el que plantea dos opciones: concluir el ciclo escolar de manera virtual, o bien, que la SEP de por concluido el ciclo “inmediatamente”.

Para los maestros de la Coordinadora, la política educativa no puede dictarse desde los escritorios, “debe de haber la flexibilidad necesaria para que las comunidades escolares, a través de sus condiciones, observen lo que ocurre en las comunidades y hagan los esfuerzos pertinentes para que exista una comunicación entre la escuela y los hogares. Donde no debe privilegiarse solamente los programas y planes, sino los aprendizajes contextuales”.

Junto con esta propuesta, el magisterio mexiquense integrado en la CNTE asegura que en este contexto desigual, en el que más del 50 por ciento de estudiantes no ha mantenido, a la fecha, comunicación con los docentes y los directivos escolares, no puede haber evaluaciones a través de exámenes, por lo cual insta a las autoridades educativas a permitir que las escuelas organicen de forma horizontal sus planes de trabajo y evaluaciones.

Desde el 20 de marzo, fecha en que se anunció la suspensión de clases presenciales en todo el país, colocó a miles de alumnos, docentes y familias en el desafío de acceder a la educación desde una posición desigual.

Los derechos laborales en tiempos de la Covid-19

Desde hace más de 30 años, la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) conformada por maestros disidentes del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) ha pugnado por la democratización del gremio y el cumplimiento cabal de los derechos laborales de los profesores en el país.

El pasado 15 de mayo, los docentes emprendieron una campaña para exigir al gobierno mexiquense encabezado por Alfredo del Mazo, el pago completo del bono del Día del Maestro, el cual, por las presiones de los docentes, será pagado la siguiente quincena; además, la basificación de profesores eventuales, quienes quedaron en la incertidumbre laboral  con la implementación de la Reforma Educativa promovida por Enrique Peña Nieto.

Hoy más que nunca la estabilidad en el empleo de los trabajadores de la educación es crucial, sobre todo en los días por venir, por ello exigimos la basificación inmediata de los profesores eventuales, pago de prestaciones establecidas (como el bono del día del maestro), atención médica oportuna y con medicamentos suficiente en el ISSEMYM y los recursos necesarios para garantizar un retorno a los salones de clase privilegiando la salud de los estudiantes y profesores”.

El magisterio mexiquense demanda el diálogo directo con las autoridades educativas del Estado de México para encontrar “juntos las soluciones a las problemáticas que aquejan a las escuelas” en la entidad.

Y añade, “no podemos regresar a los salones de clase en una condición de contagios generalizados y sin las condiciones necesarias para garantizar las actividades escolares en la ‘nueva normalidad’”.


Opiniones
  1. Esperanza Delfina Galindo Morales, Subdirectora de la EPO 224   /   mayo 19, 2020, (12:20)

    Las y los que trabajamos en los ejidos de Santa María Chimalhuacán, particularmente en la EPO 224, somos testigos fieles de esa desigualdad y discriminación cada vez mas acentuada. Sin agua ni apoyos Municipales por no pertenecer a Antorcha Campesina. Apoyamos cualquiera de las dos propuestas. pero el regreso a clase en éstas condiciones es lo menos viable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *



Current track
TITLE
ARTIST

Background