“Va por mi pueblo” y el pueblo se unió: 11vo. Festival de las Ánimas

Escrito por el noviembre 1, 2019

La frase del maestro Víctor Valencia tuvo un eco profundo en los sectores comunitarios, escolares, artísticos y culturales, no sólo en Ozumba, también llegó a toda la región de los volcanes. Ayer, 31 de octubre, durante el cierre del 11vo. Festival de la Ánimas, lo mismo escuelas que barrios; negocios locales, organizaciones sociales y agrupaciones culturales y artísticas, llenaron con música y color las principales calles y avenidas de la cabecera municipal de este municipio mexiquense. El tradicional “Paseo con la Muerte” organizado por la Agrupación Cultural Ozumba y la Casa de Cultura “José Antonio Alzate” cumplió. Vistió, con apoyo  de más de 2 mil participantes, de color, música y vida el Día de Muertos.

A las 3:30 de la tarde, los participantes comenzaron a juntarse. El punto de encuentro: el camino viejo a Chimal. En momentos parecía que el recorrido estaría acompañado por una pertinaz lluvia, que minutos antes había caído en la comunidad. “No hay problema que llueva, de todas formas el recorrido se va a dar, como hace cuatro años que llovió”, refería uno de los organizadores.

En medio del ambiente festivo, los contingentes, que sumaban más de 60, buscaban su lugar: “a nosotros nos toca el lugar 18; a nosotros, el 60”, se escuchaba entre la multitud maquillada o disfrazada, o aquellos que buscaban dónde acomodar los monumentales alebrijes.

Sonó el pegajoso ritmo de la batucada y con ellos el inicio del tradicional “Paseo con la Muerte”. Al frente del desfile una enorme manta con el rostro del maestro Víctor Valencia, precursor de este festival, abría paso para que los contingentes avanzaran. En las calles, las personas esperaban el paso, con teléfono en mano registraban el avance de cada uno de los participantes; otros aplaudían; unos más, lanzaban confeti.

Por cerca de dos horas, que duró el recorrido, los participantes mostraron sus mejores pasos de baile, o la creatividad para decorar los carros alegóricos o los enormes alebrijes; también la dedicación para maquillarse o elegir el atuendo con el que deleitarían a la comunidad. Ahí iban, al ritmo de “las calaveras salen de su tumba…”, los pequeños de educación inicial no escolarizada, en su carriola decorada, también, la batucada “Kopitl” del municipio de Atlautla ponía ritmo al paso. Las catrinas, las bandas de guerra, las bastoneras; las escuelas, o el barrio del “Arenal” con su alebrije de gato; los tractores, y la infinidad de color y creatividad comunal que se organizó en un mismo objetivo: continuar con la tradición de uno de los desfiles más importantes en la zona oriente del Estado de México.

Pero no sólo la música y el movimiento fueron parte de esta festividad. Días antes, artistas visuales y urbanos de la región y varias entidades del país atendieron la convocatoria del Segundo Encuentro Muralístico. Durante cinco días dieron color a las bardas de varias calles del municipio. Enormes murales con la temática “Día de Muertos” se levantaron en las bardas que antes anunciaban al candidato en turno o el baile popular. Con diferentes técnicas, los artistas intervinieron el espacio público para dejar “una pequeña semilla en este festival”, como orgulloso señala uno de los pintores del colectivo “Aluxe”, de Pachuca, Hidalgo.

Las calles de Ozumba fueron tomadas por la comunidad, la misma que presume, y con toda razón, poseer el tianguis más grande y tradicional de la región.

Al caer la noche, las antorchas se encendieron. Cada contingente llevaba una para alumbrar su paso, quizá como alegoría de la luz que se brinda a los muertos cuando nos visitan. Alumbrar su camino.

Después de un trayecto largo, los contingentes fueron llegando a la plaza pública, en ese espacio ya los esperaban algunos integrantes de la Agrupación Cultural Ozumba y de la Casa de Cultura. Con micrófono en mano, las coordinadoras presentaron y agradecieron a cada uno de los participantes. La batucada acompañaba con sus acordes cada palabra de agradecimiento y la emoción de haber cumplido.

El Paseo con la Muerte había concluido…con él, el trabajo de meses de quienes organizaron  y coordinaron para que estas actividades fueran posibles. Para que este “Festival de las Ánimas” siga siendo el trabajo cultural y artístico que “va por mi pueblo”.

 

 

 

Etiquetado como:

Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *



Current track
TITLE
ARTIST

Background