Amenaza de desalojo y racismo vive la Comunidad Otomi residente en la CDMX

Escrito por el junio 16, 2019

Ciudad de México, 15 de junio.- Ante la amenaza de un posible desalojo en los próximos días, la comunidad Otomí residente en la Ciudad de México, responsabilizó a la jefa  de gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum y a la alcaldía Cuauhtémoc  del posible desalojo que se pueda llevar a cabo. Asimismo, denunciaron el racismo y discriminación que viven por parte de las autoridades gubernamentales y vecinos de la colonia Juárez, lugar donde instalaron un campamento.

Durante la conferencia de prensa convocada esta mañana por la comunidad de Roma 18, Diego García Bautista, representante legal de la comunidad Otomí e integrante de la Unión Popular Revolucionaria Emiliano Zapata (UPREZ) Benito Juárez,  criticó la falta de congruencia en el discurso y política pública del presidente Andrés Manuel López Obrador y su omisión para atender la solicitud de vivienda de esta comunidad.

Cuando hace su arribo AMLO para gobernar, el país recibe de una serie de pueblos un bastón de mando que contradice lo que hoy está pasando aquí. No hay congruencia en el discurso ni en la política pública del Gobierno Federal y esta comunidad hace esta denuncia, en términos de una salida en atención a la urgencia de vivienda”.

Por  su parte, Filiberto Margarito, integrante de la comunidad indígena Otomí, describió las condiciones adversas que enfrentan.  Indicó que son artesanos o comerciantes, y no delincuentes como aseguran vecinos de esa colonia, quienes en reiteradas ocasiones les han pedido que se retiren.

Racismo es lo que estamos sufriendo en la Ciudad de México. El año pasado instalamos una escuela autónoma otomí. Los niños salen a la banqueta a estudiar y los vecinos se molestan y dicen que no pueden estar aquí afuera. Por la vestimenta que tienen dicen que somos unos farsantes. Que nos vayamos adonde venimos. También nosotros tenemos derecho a una vivienda, que queremos pagarlas no que nos la regalen por parte del gobierno. Los vecinos de enfrente nos dicen que no podemos estar aquí porque somos delincuentes, nos acusan de robo de partes, trata de blancas y narcomenudeo. Somos artesanos, unos venden manzanas, somos comerciantes.”

El pasado 30 de mayo, el gobierno de la Ciudad envió operativo de más de 200 granaderos, los cuales se apostaron frente al campamento de la comunidad Otomí. Durante más de  cinco horas los uniformados mantuvieron cercado el lugar sin dar ningún tipo de explicación o información sobre su presencia en el lugar. De manera simultánea, a través de un operativo encabezado por Néstor Núñez, titular de la alcaldía Cuauhtémoc, fue desalojado la comunidad Otomí y Triqui, ubicada en el mismo predio con entrada por la calle Londres. Los afectados denunciaron que sus pertenencias fueron cargadas en carros de volteo, con rumbo desconocido.

Estela Quirino es una mujer  de la comunidad  indígena Otomí residente en la Ciudad de México y habitante de Roma 18, reflexiona sobre la discriminación de la cual son víctimas. “No porque seamos indígenas nos vamos a quitar y no nos vamos a dejar que nos traten como nos traten”, apunta Estela. Después del operativo de mayo, todo lo que tenían, lo perdieron definitivamente, lamenta Estela. “Es cosa que a nosotros nos cuesta, salimos a trabajar. No es justo que el gobierno que está venga y nos quite un pedazo de donde vivimos”, reclama.

Tras el sismo del 19 de septiembre de 2017, y el desalojo efectuado el 19 de septiembre de 2018, la comunidad Otomí se quedó sin vivienda. Después de dos años, ninguna autoridad competente se ha acercado a resolver esta problemática, “la alcaldía sugiere que somos un mal adorno para sus transitadas avenidas y hay que velar por los intereses vecinales”, señalaron.

 


Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *



Current track
TITLE
ARTIST

Background