Construimos resistencia, construimos un mundo posible para nosotras.

Escrito por el diciembre 4, 2018

El pasado sábado 28 de julio, cerca de las 08:00 horas, mil cien mujeres indígenas y mestizas provenientes de diferentes entidades de la República Mexicana y de otros países, se reunieron en el Encuentro Nacional de Mujeres convocado por el Congreso Nacional Indígena (CNI) y el Concejo Indígena de Gobierno (CGI). La canchas de la Escuela Rural Federal “Miguel Hidalgo”, ubicadas en la comunidad otomí Hñahñu de San Lorenzo Nenamicoyan del municipio de Jilotepec, Estado de México fue el primer punto de encuentro entre las mujeres, el desayuno las reunió ahí.
Poco después de las nueve de la mañana, las asistentes acudieron al auditorio de la comunidad para el registro. Haciendo filas, según el lugar de procedencia, cada una fue ocupando su lugar en el auditorio donde en poco se realizaría la apertura.
Treinta minutos después de las once de la mañana se abrió el micrófono para dar inicio con las palabras de bienvenida al “Primer Encuentro Nacional de Mujeres”, el cual es continuidad del “Primer Encuentro Internacional Político, Artístico, Deportivo y Cultural de Mujeres que Luchan” realizado en marzo, en el Caracol Zapatista de Morelia.
Brenda Martínez Patricio y María Martínez Martínez, originarias de la comunidad Hñahñu, dieron la bienvenida junto a autoridades de esta misma, para después recibir un mensaje por parte de las compañeras zapatistas. En medio de la algarabía de las asistentes, las oradoras informaron sobre el mecanismo de trabajo y discusión en los dos días que duraría la compartición.
Los trabajos abrieron con la ponencia “Modos de vida no capitalistas, no patriarcales y no coloniales”, una experiencia y mirada de las mujeres kurdas sobre su lucha: “Liberar la vida contra el patriarcado, capitalismo y estado, comienza con una nueva mentalidad de mujer que no se deja oprimir para obtener logros”, fueron la chispa incendiaria para las discusiones y reflexiones posteriores.

Las mujeres dentro del contexto capitalista y patriarcal

Con la apertura de las actividades, también inició el intercambio de ideas, saberes y experiencias; asimismo, la propuesta de acciones coordinadas. La situación que viven las mujeres en México dentro del contexto capitalista y patriarcal; al igual que las propuestas para generar cambios que permitan construir estilos de vida no patriarcales, se dieron en los diez grupos de trabajo que se conformaron. En esos mismos grupos, las mujeres discutieron sobre las distintas problemáticas que vivimos: feminicidios, discriminación laboral por género, esclavitud sexual; delincuencia, acoso, trabajo doméstico no remunerado; la cultura machista, explotación de la mujer, se convirtieron en la columna de vertebral de una reflexión que no da tregua y a la que tampoco pretende dársela.
Con la hora de la comida llegó el intercambio más relajado. Entre el frijol y el maíz, se dio el intercambio: ¿quiénes somos? ¿Cuáles son nuestras luchas y geografías? Así la voz de quienes ahí estaban recorrió el campo de un San Lorenzo Nenamicoyan, que nos recibió con su frío y la calidez del verde de sus cerros.
La reflexión de la mañana había sido poderosa, clara y contundente: mujeres construyendo, proponiendo y luchando para acabar con un sistema patriarcal, capitalista y colonial, lo mismo en México que en América Latina y en las diferentes geografías.
Ahora era el tiempo de repensar desde la visión de las mujeres, los nueve temas propuestos por el Concejo Indígena de Gobierno: Autonomía, Tierra y territorio, Trabajo y Explotación, Mujeres, Justicia, Migración, Discapacidad, Jóvenes, niños y niñas, y Diversidad Sexual. Las acciones y propuestas surgidas en los grupos de trabajo se presentaron en la plenaria que puso en común los desafíos, pero también las oportunidades que tenemos para cambiar “este pinche sistema”.

Acabar con el sistema capitalista, patriarcal y colonialista

La mañana siguiente, la última del encuentro, las mujeres participaron en conversatorios y talleres: telar de cintura, yoga, defensa personal, autocuidado, fueron el preámbulo de la clausura del Encuentro.
“Llegó el momento que no queríamos”, se escuchó en las bocinas del auditorio, las participantes ocupaban sus lugares, mientras, en la entrada del auditorio, una larga fila esperaba su turno para estampar su playera “Nuestra lucha es por la vida ¡Todos con el CNI!” en serigrafía y el rostro de Marichuy ataviaban las prendas.
En el templete, las concejalas iniciaban el acto final con una misiva enviada por las mujeres zapatistas. “Nosotras como mujeres no somos objetos para ellos, tampoco como mercancías ni limosneras. No pensemos que alguien nos viene a dar el cambio, sino que nosotras tenemos que hacer el cambio organizándonos desde abajo con los millones de mexicanas y mexicanos” fue parte del mensaje transmitido desde Chiapas, respondido con una retumbar de aplausos.
La declaratoria de clausura del Encuentro Nacional fue a través de la concejala María Macario, quien informó la asistencia de mil cien mujeres indígenas y mestizas del campo y de la ciudad; así como, la participación de mujeres de los pueblos originarios Nahua, Totonaca, Otomí, Zapoteco, Maya-Yucateco, Popoluca, Hñahñu/Otomì, Tsotsil, Tzeltal, Chol, Purépecha y Mazahua, provenientes de 25 entidades de México y de 20 países, quienes atendieron la convocatoria hecha por el Congreso Nacional Indígena y la Comisión de Mujeres del Concejo Indígena de Gobierno.
La concejala leyó los cuatro objetivos y compromisos planteados de manera colectiva por las mujeres ahí reunidas: 1) Tejer redes nacionales e internacionales de mujeres comprometidas con la lucha anticapitalista y antipatriarcal de abajo y a la izquierda, 2) Reflexionar para llevar a la acción los nueve temas de trabajo del Consejo Indígena de Gobierno desde nuestra visión como mujeres rebeldes; 3) Intercambiar nuestras experiencias de lucha para seguir articulando nuestra organización como mujeres anticapitalistas y antipatriarcales; y 4) Generar acuerdos y acciones concretas que permitan seguir tejiendo esta red de mujeres.
“Nos declaramos como mujeres en lucha contra el patriarcado, el capitalismo neoliberal y el neocolonialismo, con la convicción de que, si las mujeres no nos liberamos de la esclavitud, la sociedad nunca será libre”, seguía la voz de la concejala.
En esta comunidad mexiquense, las mujeres participantes asumieron el reto de no reproducir las relaciones de poder patriarcales “entre nosotras y valorarnos todas como sujetas de nuestras propias vidas, con mucho respeto”. Señalaron que para construir un mundo donde quepan muchos mundos, sólo será posible si se incluyen todas las diversidades.
Las mujeres “desconocemos esta sociedad capitalista y patriarcal que nos ha cosificado y se ha alimentado de nuestras esperanzas y de nuestros sueños. Declaramos que la participación de la mujer en todos los ámbitos de la vida es imprescindible”, quedó plasmado en el documento final.
Al concluir la lectura de la declaratoria, tocó el turno de Marichuy, vocera de CIG-CNI, quien agradeció la presencia de las participantes que hicieron posible dicho encuentro, y llamó a las mujeres asistentes, a llevar a sus lugares de origen las tareas contraídas para transformar y acercar la lucha de las mujeres.
Porque acabar con el sistema capitalista, patriarcal y colonialista es el compromiso de quienes allí estuvieron, tejiendo la resistencia y repensando los mundos.


Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *



Current track
TITLE
ARTIST

Background