Activista LGBTTTI disputa candidatura a diputada local

Escrito por el mayo 18, 2016

María Juárez

El próximo año nuestro país llevará acabo múltiples comicios que abren camino a la posibilidad del cambio de poder tanto a nivel federal como local, tal es el caso de Chiapas, Guanajuato, Morelos, Jalisco, Puebla, Tabasco, Yucatán, Veracruz y Ciudad de México, esta última gobernada desde 1997, año en que se reconoció el derecho de sus habitantes a elegir a su gobernante, por el Partido de la Revolución Democrática (PRD).

El 2018 presenta en la Ciudad de México un escenario electoral en el que un nuevo partido, morena, es la primera fuerza política; un escenario que posibilita coaliciones poco ortodoxas y que sostiene una ya conocida estampa tricolor que, con sus viejos y nuevos aliados, busca avanzar ante la división y renovación de la izquierda partidista. No obstante, en el sistema electoral de nuestra democracia se abre camino otra posibilidad, que quienes defienden aseguran que se trata de una vía ciudadana que puede permitirnos construir un gobierno desde la colectividad y en contra de los privilegios que el sistema partidista ha erigido a lo largo de los años.

Vimos que nos habíamos quedado sin opción político-electoral. Cuando estuvimos revisando las propuestas de candidaturas vimos que en la cuestión de ciudadanizar la política y de que las poblaciones LGBTI tomáramos el destino de nuestras garantías y nuestros derechos, no existía ninguna propuesta

Se trata de las candidaturas independientes o apartidistas, una figura que permite que cualquier ciudadano o ciudadana se pueda convertir en candidato a un puesto de elección popular, sin importar que no milite o haya militado en algún partido político ni que posea experiencia para el cargo que busca encabezar. Catorce ciudadanos y ciudadanas se registraron ante el Instituto Electoral de la Ciudad de México como aspirantes a obtener una candidatura a la jefatura de gobierno. Para obtener el título de candidato independiente, los y las aspirantes deberán recolectar un total de 74 mil 546 firmas ciudadanas que respalden su proyecto en un periodo de 120 días.

Una de estas aspirantes es Elsa Patria Jiménez Flores, una activista que tiene una larga trayectoria en los movimientos sociales a favor de los derechos de las mujeres y las personas LGBTI. Patria cofundó en 1994 El Clóset de Sor Juana, una asociación civil a favor de los derechos de las lesbianas; en 1997 se convirtió en la primera mujer abiertamente lesbiana que fue designada diputada federal; además, actualmente es integrante del Consejo Consultivo del Instituto de las Mujeres de la Ciudad de México y encabeza el comité encargado de organizar la Marcha del Orgullo LGBTTTI de la Ciudad de México.

Lo que está sucediendo es una traición a la confianza ciudadana, no nada más en los derechos de las personas LGBTTTI, sino en su conjunto. Deciden darle la espalda a la toma de decisión de la ciudadanía, nos cierran las puertas

¿Quién es Patria Jiménez? ¿Cómo te presentarías frente aquellos que no te conocen?

Soy Patria Jiménez, tengo 60 años y soy activista social desde que tengo 18 años. He tenido colaboraciones en aquellas causas que me han motivado, he participado en un sinfín de acciones, entre ellas el apoyo a la agenda LGBTTTI, de la cual quiero reconocer que tuvo el impulso de muchos colectivos para logar lo que hasta ahora tenemos establecido en la Ley, como la despenalización de la homosexualidad, la creación de organismos que nos sirven de apoyo (como el Consejo para Prevenir y Eliminar la Discriminación y la Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad de México) y que actualmente como colectivo tengamos autonomía para salir públicamente en este formato que representa a la sociedad civil.

Que podamos salir como un movimiento que en sus orígenes fue sumamente marginal, pero que ha logrado, con la presencia de cientos de miles de personas, ir conquistando derechos y visibilidad. Me parece muy importante motivar esto en los movimientos sociales en los que participamos porque nuestra tarea era poder ser abiertos en sindicatos, partidos y diversas asociaciones de las que formábamos parte. Siempre hemos participado, pero la idea era poder hacerlo abiertamente. Eso nos ha permitido ganarnos un lugar en la sociedad y puedo decir que a lo largo de mi carrera he formado parte de esos avances sociales. Siempre apoyo causas que tienen sentido, por más difícil que parezca, siempre y cuando tengan una motivación real. Eso es Patria Jiménez.

¿Cuál es tu inquietud? ¿Por qué quieres ser jefa de Gobierno?

Nosotros como movimiento social (LGBTTTI) en la Ciudad de México teníamos una alianza, si no verbal, si respaldada, apoyada y motivada a que en la Ciudad de México fuéramos avanzando. Por ejemplo, en la nueva constitución, en el Capítulo de los Derechos Humanos, se observan los derechos individuales y de las familias, hay todo un capítulo completo que habla de los derechos LGBTI, y si bien existen conceptos como el de la Ciudad amigable LGBTTTI, estos todavía tiene camino por andar. Pero nos dimos cuenta que el PRD hizo una alianza con quienes han sido opresores de nuestras comunidades desde tiempos inmemorables. Vemos asuntos de marginación, discriminación y segregación por parte del Partido Acción Nacional, porque eso representa para nosotros, representa un señalamiento constante, un querer limitarnos en nuestros derechos, un no querer reconocer a nuestras familias; esas son voces que surgen del PAN en toda la república mexicana.

En la discusión que se dio para la constitución de la Ciudad de México, la senadora panista Mariana Gómez del Campo, estuvo totalmente en contra del matrimonio igualitario, ellos no pueden dejar de lado su ideología que es totalmente contraria a los derechos de las personas LGBTTTI. La alianza PAN-PRD nos deja sin opción político-electoral a las poblaciones de la ciudad. ¿Qué pasa con morena? Si su líder totalitario, Andrés Manuel López Obrador, que nosotros en el pasado apoyamos y estuvimos con él en Reforma, nos hubiera dicho desde la última vez que se lanzó a la presidencia que no nos quiere, que no nos apoya y que va a someter nuestros derechos a consulta, pues entonces no lo hubiéramos apoyado, porque no podemos apoyar a alguien que resulta conservador y contrario a nuestros derechos. Él ha manifestado abiertamente, y todo mundo lo sabe, que es cristiano y que se debe a millones de cristianos; además, ha declarado que por su criterio y por su propia conciencia cristiana sometería a consulta nuestros derechos.

Esas son las dos grandes fuerzas (PAN-PRD/Morena), no tenemos opción político-electoral, por eso buscamos la jefatura.

 

 

¿Por qué lanzarte por la vía independiente y no unirte a otro proyecto político y llevarles tu agenda?

Vimos que nos habíamos quedado sin opción político-electoral. Cuando estuvimos revisando las propuestas de candidaturas vimos que en la cuestión de ciudadanizar la política y de que las poblaciones LGBTI tomáramos el destino de nuestras garantías y nuestros derechos, no existía ninguna propuesta. Por ello pensamos en otra opción política, decidimos la vía independiente ante la claridad de que no teníamos en el panorama político nada que nos representara, incluso esperamos hasta el último momento para ver si surgía algo en lo que pudiéramos depositar nuestra confianza; no se dio y entonces me registro como aspirante a candidata independiente.

Yo creo que la toma de decisiones cupulares y de dirigencia no nos garantizan nada a los ciudadanos porque en esos modelos no les importa la participación de los movimientos sociales. Una cosa muy distinta fue el PRD del año 1997, en el que estaban los fundadores históricos como Cuauhtémoc Cárdenas, quien pone a disposición de los movimientos sociales su registro para candidaturas. Uno de esos movimientos fuimos nosotros, a mí me ofrecieron esa candidatura (a diputada federal por la vía plurinominal) porque entonces no existía ninguna otra alternativa.

Esta otra alternativa es nueva (candidaturas independientes), apenas existe. Por eso a veces la gente dice: ‘Tú estabas con el PRD’. Yo no voy a renegar, yo estuve en un PRD histórico y abierto que respaldaba a los ciudadanos; con Cuauhtémoc Cárdenas, el primer jefe de gobierno del entonces Distrito Federal, yo fui la primera diputada LGBTTTI.

Pero no es lo mismo un partido encabezado por Alejandra Barrales, quien se quiere lavar las manos al decir que en materia de derechos humanos y poblaciones LGBT ya está todo hecho. Nosotros pensamos que eso significa cruzarse de manos y dejar de lado la agenda de derechos humanos simplemente porque el Frente Amplio Ciudadano no la va a respaldar.

El Partido Acción Nacional no la va a apoyar, nosotros conocemos las conductas políticas. Las conductas políticas de AMLO, cuando fue jefe de gobierno, fueron que no aprobó las sociedades de convivencia, las congelaron, no les pusieron atención y las olvidaron, las metieron al clóset. Esta es una de las razones fundamentales por la que los partidos políticos deberían de entender que se deben a quienes los integran, a quienes depositan la confianza ciudadana en ellos.

Lo que está sucediendo es una traición a la confianza ciudadana, no nada más en los derechos de las personas LGBTTTI, sino en su conjunto. Deciden darle la espalda a la toma de decisión de la ciudadanía, nos cierran las puertas. Nosotros no los necesitamos y precisamente esta candidatura puede demostrar que sí se puede ciudadanizar la política y que lo podemos lograr desde nuestra trinchera, porque no estamos dispuestos a perder ni una coma de lo que hemos avanzado.

¿Cuál consideras que es la principal problemática que enfrenta la ciudad? ¿Qué crees que sea necesario cambiar en ella?

Hay un antes y un después del terremoto del 19 de septiembre, yo pensaba tener una agenda muy clara conformada por el combate a la corrupción y a la inseguridad, por la atención a la crisis económica, la transformación de los servicios de las diferentes dependencias para que sean eficientes y cálidas con la ciudadanía, y la regeneración de la relación con la policía, que hoy en día se ha convertido en una pesadilla para quienes padecen extorsión, chantaje, prepotencia y abusos de autoridad.

Yo pensaba en esa agenda, pero con los hechos generados por el terremoto, yo creo que un valor esencial que hay que recuperar en la política es: callar y escuchar. Yo creo que más bien hay que preguntarle a la gente cuáles son sus necesidades prioritarias y partir de ello construir una agenda en la que la misma ciudadanía manifieste escalas de importancia e interés. Es decir la atención a las personas y a la ciudadanía por encima de la política.

¿A lo largo de tu carrera política que acciones has impulsado a favor de los derechos de las personas LGBT?

En un primer momento logramos que se acabaran las razias, lo cual fue por decreto del ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas. A partir de ahí vamos a trabajar por sacar de la clandestinidad a los lugares de reunión LGBTTTI, que antes eran asediados por la policía, avanzamos para que la gente no pudiera ser detenida por su forma de vestir, y logramos eliminar la homosexualidad como agravante en el Código Penal. Empezamos el camino de la descriminalización.

Cuando estuve en la diputación yo fui quien promocionó y convenció a las diputadas de todos los partidos para crear la Comisión de Equidad y Género. Impulsé varias iniciativas de ley, entre ellas una para apoyar a las personas desplazadas por situaciones de guerra o violencia, si esa iniciativa no la hubieran mandado a la congeladora hoy en día esos millones de personas que están fuera de sus hogares debido a la delincuencia organizada tendrían una respuesta por parte del Estado.

Presenté una iniciativa para combatir nuevas formas de esclavitud, mujeres que son obligadas a prostituirse, que ya no son dueñas de sus vidas, que son capturadas, sometidas, esclavizadas y que seguramente no van a vivir más que para lo que les sirvan a sus raptores. Tuve participación en el Movimiento Zapatista, lo cual también me permitió poner toda mi intención en parar los asesinatos en Ciudad Juárez, porque supe que si no los parábamos estos iban a empezar a tener replica en la república. Los colectivos veíamos esas problemáticas y nos adelantábamos a ellas en aquel tiempo.

¿Qué iniciativas o acciones a favor de la población LGBT emprenderías como jefa de gobierno?

Están dadas las condiciones, yo considero que lo que es importante es ejercitar nuestra ciudadanía, creo que es el paso que debemos dar, de hecho esta candidatura es un ejercicio ciudadano, pero si hay un tema que me parece fundamental para nuestras poblaciones, y también para todas las poblaciones, es la lucha contra el VIH y su prevención.

Yo pondría una atención especial, no sectorizando la lucha sino abriéndola, porque a través de los tratamientos, a través de la posibilidad de la prevención, puedes llegar a tener el virus sin necesidad de que veas acortada tu vida, porque para eso están los tratamientos, lo que pasa es que son muy caros, y están focalizados. Ahora tenemos la ventaja de que tenemos la Clínica Especializada Condesa y abrieron otra en Iztapalapa, pero yo creo que debe de haber al menos una en cada una de las delegaciones.

¿Qué les dirías a las personas para que apoyen tu proyecto a la candidatura, para que confíen en ti y decidan seguirte?

Queremos convencer a la ciudadanía de depositar su confianza en nosotros, que confíen en la construcción, y aquí tomo una premisa del EZLN, de un gobierno que mande obedeciendo. Que sea la ciudadanía la que vaya perfilando el sendero por el que deben transitar esta ciudad y sus habitantes. Sólo así podremos materializar el deseo ciudadano de tener un gobierno amigable, cálido, efectivo, responsable y que abata la corrupción con la ayuda de todos y todas.

Estamos comprometidos en que esa es una línea que se debe de seguir.

 


Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *



Current track
TITLE
ARTIST

Background