Acusan desigualdades y preferencias en el suministro de agua en Cocotitlán

Escrito por el junio 11, 2020

La familia de Miguel compra garrafones de agua en la tienda más cercana para vaciarla en botes y ocuparla para lavar o asear, “es complejo tener agua cuando escasea, tenemos que ir a sacar agua del panteón, comprar garrafones de agua potable, guardar el agua de la lluvia o juntar dinero durante semanas para comprar una pipa”, relata Miguel.

Miguel es ciudadano del municipio mexiquense de Cocotitlán. Su familia lleva más de 30 años viviendo en la cabecera municipal y la escasez de agua es un problema con el que lidian año con año.

Son pocas las veces que tenemos agua al mes, cada vez escasea más, y es molesto que el problema ya sea normalizado, tanto como para que no hayan las quejas suficientes”, asegura.

De acuerdo a Miguel, la falta de agua en el municipio inició con la construcción de las unidades habitacionales «Álamos». Para la familia de Miguel reelegir al actual presidente municipal, Tomás Suárez, parecía ser la opción correcta “reelegimos al presidente municipal actual por su discurso de apoyar  con el problema de agua, pero no vemos soluciones, parece que les molesta que nos quejemos del problema”.

Sin embargo, la reelección ni las promesas solucionaron el problema: la escasez de agua cada día se vuelve un problema más grave en Cocotitlán.

En los últimos meses, a través de redes sociales, el ayuntamiento ha publicado distintos anuncios en los que se justifica la falta de agua: un problema en el pozo o el daño en alguna de las tuberías son los argumentos. “A veces parece que hacen algún negocio con el agua, dicen que un tubo se rompió, pero casualmente siempre es el mismo tubo y siempre suben la misma foto”, indica.

Derivado de la contingencia por Covid-19, el gobierno municipal anunció un programa emergente para abastecer a la comunidad: regalar pipas de agua. Miguel asegura que el apoyo sólo ha consistido en un descuento en el precio de estas pipas y “el apoyo no ha sido entregado, las pipas tienen un costo. Media pipa está en 700 pesos y una completa está en mil pesos; incluso parece que las pipas son dadas por conveniencia”.

El joven cocotitlense recuerda que durante las elecciones pasadas, en 2018, rentaba en la misma localidad una casa distinta a la que actualmente habita. La construcción tenía rotulado, en la fachada, el logo del Partido de la Revolución Democrática (PRD),“cuando necesitaba una pipa de agua en esa casa, el costo era económico e incluso la llegada de la pipa era demasiado rápida; me percaté de que no pasaba lo mismo con las personas que no apoyaban este partido, a ellas, a veces ni les llegaba la pipa, es necesario que no se discrimine por nuestras fachadas o política”, asegura.

En Cocotitlán, la problemática de escasez de agua y su abastecimiento está sustentada en desigualdades y preferencias, “se nota la desigualdad en el pueblo, en ocasiones es más fácil recibir apoyo del ayuntamiento de Chalco o Temamatla”, asegura. 

Que el ayuntamiento de Cocotitlán no asuma la problemática de escasez de agua como una cuestión política, solicita Miguel y continúa, “hago un llamado para que se arregle el problema sin importar nuestras ideologías, política ni fachadas. Asimismo, quiero pedirle a los vecinos que cuiden el agua, el líquido nos cuesta, nos llega pocas veces y debemos aprender a utilizarlo sólo cuando es necesario”.

 

Etiquetado como:

Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *



Current track
TITLE
ARTIST

Background